Ir al contenido principal

4 ideas para cuando tu hijo pequeño llora sin parar

Mi hijo llora y no sé por qué. No puedo calmar a mi hijo. Madre en obra.

Era un día maravilloso de playa. Muchos padres permanecían con niños bajo las sombrillas. Cerca de donde estaba, una pareja joven jugaba con su hija pequeña.

Entonces la niña comenzó a llorar fuerte. Y los padres intentaron calmarla.
Quizá pasaste situaciones así, desesperarte por no poder calmar el llanto de tu hijo.

Voy a contarte qué tuve ganas de decir a esa madre, y no dije.


1.- Busca apoyo en ti.

Respira hondo y conecta contigo. Toma contacto con el aire que entra y sale de ti, te ayudará. Es necesario que aprendas a no contagiarte de su angustia. 

Sugerencias:
  • La primera cosa que debes aprender es a no actuar por el contexto: Si a otros no les gusta el llanto de tu hijo, pueden alejarse. Tranquila. Comunica calma a tu hijo. No aumentes tu incomodidad. 
  • Respira normal pero atiende a cómo entra y sale el aire mientras calmas al niño. Importa mucho adquirir la habilidad para detectar lo que te produce su llanto. Y esto sin dejar de atender a tu hijo. Lleva mucha práctica, es cierto.
Junto con esta actitud de centrarte en ti, intenta hacer los otros puntos.

2.- Ofrece soluciones a sus necesidades básicas.

Un niño pequeño no tiene la suficiente madurez lingüística como para explicar lo que sucede cuando está angustiado. 
Habla, pero en medio de tanto afecto desordenado, no logra explicarse. Por eso llora.
Sin perder tu calma, satisface sus necesidades básicas. 
  • Ofrece agua
  • Dile: Vamos a hacer pis y lo preparas para que haga.
  • Ofrece algo para comer.
  • Moja su cabeza por el calor.
  • etc.

3.- Desenfoca su atención.

Como no sabes qué le sucede, necesitas tiempo para averiguarlo.
El niño tiene que esperar, pero está angustiado y, además, a los niños les cuesta esperar.
Siempre desde la calma y los movimientos suaves del punto 1, busca que lleve su atención a otra cosa mientras sigues averiguando qué sucede. 

Sugerencias:
  • Hacer un juego de dedos que le guste, un cuento. 
  • Canturrea o entona una canción que te calma o le calma. Incluso puedes ir explicándole al niño lo que haces con un ritmo que conoce.

4.- Da repuesta aunque no sepas.

Si tu niño se calmó en el segundo paso, listo. 
Pero si no se calma, o se calma de a ratitos, tienes que elegir una respuesta tú.
No el niño, tú. 
  • Puedes decidir hacerlo dormir una siesta (la playa cansa)
  • Puedes irte a casa y averiguar qué sucede o consultar con un médico si crees que es algo físico.
  • Puedes lo que sea. 
No pidas a tu hijo que decida qué quiere hacer. Decídelo tú y, en todo caso, comentas con él lo que harás.
Un niño pequeño no tiene posibilidad de discernir qué es lo mejor para él. Probablemente tú tampoco. Pero asume el no saber con valentía y no le agregues tensión a tu hijo. 

Y trata que sea en la línea de lo que viene sucediendo. 
Por ejemplo, decidir: si sigues llorando no miras televisión; además de ser una amenaza, no tiene nada que ver con la vivencia del niño (recuerda que esta niña estaba en la playa).


En suma, Madre en obra.

Estas cosas son las que no dije a los padres de ayer. Evité ofrecer ayuda por miedo a quedar como pesada. Una macana, por cierto.
Lo que importa cuando tu hijo llora es que no pierdas la calma. Al menos no la pierdas toda. Aprende a controlar tu incomodidad.

No creas que llora de mañoso. Los niños lloran por algo. Responde a su llanto. 
Incluso si llorara de mañoso tiene que ser atendido y encauzado. 
Tienes que ofrecerle alternativas a su comportamiento, porque los padres somos los que educamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rabietas: una oportunidad para educar a tu hijo

Gestionar emociones no es nada sencillo, ni para los adultos ni para los niños. Y, cuando existe un público que mira u opina, la situación aún es más compleja.

Soy de las que pienso que, si un niño de alrededor de dos años no hace berrinches o tiene conductas de oposición a los adultos, deberíamos preocuparnos. Pero que sea natural que un niño a esta edad realice escenas no gratas, no quiere decir que actuemos con indiferencia.

Las rabietas, u otras conductas de ese tipo, señalan que tu hijo está creciendo.
El niño expresa su necesidad de separarse, de reconocer que es diferente a quienes le cuidan. Y, como no tiene demasiadas herramientas emocionales, utiliza el llanto, pataletas y conductas del estilo.

El asunto es Cómo educar a tu hijo más allá de las rabietas que hace. 

Desarrollo emocional: aclarar tus emociones cuando educas a tu hijo

El desarrollo emocional de los padres es clave en la educación de los hijos. Y si bien hoy las emociones están en el tapete, ¿qué conoces sobre ellas? 
Hay quienes, al hablar de emociones, ponen el foco en una clasificación: Nombran emociones básicas o primarias, y emociones secundarias. Otros emiten juicios de valor sobre ellas. A unas las llaman emociones positivas y a otras, emociones negativas.
Cuando en Madre en Obra te invito a hablar sobre este tema, es para que descubras cómo gestionas tus emociones. Cuando una madre o un padre educan solos a sus hijos pequeños, por lo general no tiene otro adulto cerca que le ayude reconocer si están enojándose con el niño.

En este artículo quiero explicarte cómo las emociones pueden afectar y dificultar el vínculo con tus hijos. Espero aportar elementos para que aprendas a descubrirlas a tiempo y decidir qué hacer con ellas. Aprender a canalizarlas no solo enriquece tu desarrollo personal como madre. Te dará confianza para avanzar en el c…

Mi madre, y su amor por los libros

Aprendí a leer junto a mi madre, cuando preparaba sus clases de literatura. Tenía por costumbre llamar nuestra atención para compartir algún pasaje. Así vine a escuchar a Horacio, Homero, Sheakespeare, Dante. A Jorge Amado, García Márquez, Neruda, Onetti.  Cualquiera caía en nuestros oídos con aquel“mirá lo qué dice aquí” que largaba al aire para el que quisiera prenderse.
En aquel momento era demasiado niña y estaba eligiendo otras cosas en mi vida. No supe reconocer toda la riqueza de aquellos breves comentarios que intercambiaban mis padres y hermanos. Pero algo quedó latiendo. Y cuando pude ver, vi.