Ir al contenido principal

OBSERVAR: Un juego para ampliar la mirada


Qué hacer en casa. Cuarentena. Encerrada con niños. Madre en obra
Existen elementos convencionales para crear. Se venden en las tiendas de arte o artesanía.
Sin embargo, muchas de estos insumos los puedes sustituir con materiales que tienes en tu casa.

La idea de este juego, además de encontrar materiales para jugar o crear, es tener la oportunidad de fantasear. Inventar nuevas y disparatadas explicaciones sobre cómo funcionan las cosas.

¿Cómo instrumentar el juego?

Elige una zona de la casa.
En esa habitación, y durante 5 o 10 minutos, los participantes tendrán que encontrar materiales, objetos, papeles, utensilios que consideren útiles para hacer manualidades o artesanías.

¿Qué se precisa para jugar?

o   Ganas de jugar
o   Una caja de zapatos, bolsa o similar para cada participante
o   Un reloj (mide el tiempo para que no se te vaya de las manos la propuesta).

Este juego tiene dos partes:

1.- La exploración

  • Dentro de la habitación que elegiste, los participantes buscan y encuentran materiales que les parezcan útiles para crear.
  • Los colocan en la caja o bolsa para luego compartir con el resto. 
  • Tiene que ser una búsqueda rápida, que no permita al censurador que llevamos dentro decirnos: “eso no sirve para nada”. 
Si eligen de antemano lo que crearán, el juego se vuelve más complejo. La búsqueda obliga a resolver las necesidades que presenta lo que decidieron crear.

2.- La argumentación

  • Pasados los 10 minutos, hay que compartir lo que encontraron 
  • Sentados en un lugar amplio (el piso, una gran mesa, etc.) cada uno saca un objeto cualquiera de los que están en la caja e inventa:
    • Para qué sirve
    • Cómo se usa
    • Cómo se llama
  • Los adultos pueden dar una mano para incrementar la confianza del niño. 
  • Cuanto más disparatado, más divertido.
  • Puede partirse del uso real e ir imaginando otros usos. Por ejemplo, para una pinceleta de maquillaje:
    • Un "pincel", para pintar
    • Un “canaletero”, instrumento para hacer canaletas y marcas sobre la masa o arcilla con la parte rígida del mango.
    • Un “aplasta arrugas”, para alisar las arrugas que quedan cuando pegamos papeles.
Pueden colocar el objeto en el centro e inventar entre todos los usos que le darían.
Cuando nadie más quiere hablar, se continúa con otro objeto.

El lenguaje y la fantasía

Años atrás era común solucionar necesidades con lo que teníamos en casa. Hoy, nos hemos acostumbrado a comprar, y cada vez hay más objetos específicos. 
Este juego estimula la capacidad de "ver" y "transferir" funciones. Encontrar en objetos existentes funciones para las que no fueron creados.

Las primeras veces serán funciones muy cercanas a la funcionalidad original. A medida que ejercitamos la vista y la imaginación, ampliaremos nuestra capacidad de encontrar alternativas de usos.  
Espero que se diviertan mientras juegan a explorar con sus hijos.






Comentarios

Entradas populares de este blog

DESARROLLO EMOCIONAL: Cómo educas a tu hijo

El desarrollo emocional de los padres es clave en la educación de los hijos. Y si bien hoy las emociones están en el tapete, ¿qué conoces sobre ellas? Hay quienes, al hablar de emociones, ponen el foco en una clasificación: Nombran emociones básicas o primarias, y emociones secundarias. Otros emiten juicios de valor sobre ellas. A unas las llaman emociones positivas y a otras, emociones negativas.
Cuando en Madre en Obra te invito a hablar sobre este tema, es para que descubras cómo gestionas tus emociones. Cuando una madre o un padre educan solos a sus hijos pequeños, por lo general no tiene otro adulto cerca que le ayude reconocer si está enojándose con el niño.

En este artículo quiero explicarte cómo las emociones pueden afectar y dificultar el vínculo con tus hijos. Espero aportar elementos para que aprendas a descubrirlas a tiempo y decidir qué hacer con ellas. Aprender a canalizarlas no sólo enriquece tu desarrollo personal como madre. Te dará confianza para avanzar en el cami…

AMOR a los libros

Aprendí a leer junto a mi madre, cuando preparaba sus clases de literatura. Tenía por costumbre llamar nuestra atención para compartir algún pasaje. Así vine a escuchar a Horacio, Homero, Sheakespeare, Dante. A Jorge Amado, García Márquez, Neruda, Onetti.
Cualquiera caía en nuestros oídos con aquel“mirá lo qué dice aquí” que largaba al aire para el que quisiera prenderse.
En ese entonces era demasiado niña y estaba eligiendo otras cosas en mi vida. No supe reconocer toda la riqueza de aquellos breves comentarios que intercambiaban mis padres y hermanos.

Pero algo quedó latiendo.
Y cuando pude ver, vi.
Descubrí que en los libros no hay principio ni final. Que uno puede quedarse con el corazón en sintonía y unir las frases con la vida; el texto con la historia personal y afectiva. Darse tiempo para rumiar.

Logré sentir una pasión inexplicable por aquel enamorado y la muerte; saborear la incertidumbre del “vive tu vida, nada fíes del venidero”; y resignarme al ciclo de la mue…

Estrés en los niños en CUARENTENA. ¿Cómo enseñarle a organizar el tiempo?

¿Más ocupaciones a los niños?
Pensar a los niños sin la formación escolar tradicional nos parece un desperdicio de su vida. No es solo surge el no saber qué hacer con los niños en casa, sino el temor de que "se retrase".
Los nacidos en el siglo pasado tenemos una fuerte impronta del tiempo lineal, de la vida como "carrera", de la necesidad de cubrir etapas para "llegar a..."  Esta perspectiva del tiempo que "pasa" nos impulsa a recurrir a la amplia oferta de actividades que se ofrecen por las redes: ejercitaciones, experimentos, cuentos a dramatizar.  Nos impulsa el que no "pierdan" el tiempo para que los niños estén prontos para retomar la carrera cuando llegue el momento. ¿Es bueno permitir que los niños HAGAN NADA? La pregunta puede sonar extraña si eres de los adultos que acostumbra a ocupar el tiempo con múltiples actividades. Pero pensalo. ¿Qué tal si, además de las rutinas de estudio y limpieza del hogar, los niños disponen de tie…