Ir al contenido principal

Sentimiento de culpa: Cómo superar esta emoción

Madre en obra. Afectos. Culpa. Familia


Todos, en algún momento, nos sentimos culpables. 

Sentir culpa no es bueno ni malo en sí, aunque esta emoción humana no es agradable de experimentar. De eso no cabe duda.
 
Algunas personas tienden a evitar sentir esta emoción. Utilizan mucha energía en ocultar fracasos, errores, o lo que sea que les provoca este sentimiento. Otras creen que más vale culpa conocida que culpa por conocer. Y se encargan, una y otra vez, de traer los errores pasados para reprocharse o reprochar a los otros. 


En este artículo te invito a transitar la culpa camino hacia la responsabilidad. Expondré una manera que creo útil para enfrentarse a la culpa. Espero que te sirvan en la tarea de hacerte madre.


¿Sobre qué escribo aquí?


Acepta que la culpa no es tu amiga. Sólo es una emoción
La culpa es un indicador
Un ejemplo sobre cómo no debes vincularte con la culpa
¿Qué alternativas surgen en el camino de la responsabilidad?


Acepta que la culpa no es tu amiga. Sólo es una emoción


En el cuento de Caperucita Roja, la niña se pone a conversar con el lobo.
Y es a raíz de esa charla con el enemigo, como si fuera un amigo, que se llega al desenlace en la casa de la Abuelita.

Los lobos son animales fascinantes, seductores, maravillosos y feroces. Tarde o temprano atacan, porque está en su naturaleza.


Ocurre que, cuando sentimos culpa, muchas veces hacemos como Caperucita. Hablamos con ella como si fuera nuestra amiga. Tratamos de explicarle lo que pasó, de razonar con la culpa. Y es un gran error. 


Es una emoción desagradable. Y no deja de ser desagradable por más explicación que des al asunto que la provoca. Así que, en lugar de pararte a pedir o dar explicaciones a la culpa, aprende a reconocer su presencia y mantén cierta distancia. 


La diferencia entre sentir culpa y detenerte a conversar con ella en medio del camino, está en la pregunta: ¿Qué es lo que indica esta emoción? 


La culpa es un indicador



La presencia del lobo de la culpa indica "algo anda mal". Quien evita reconocer que esta emoción aparece en su vida, se pierde la oportunidad de crecer.

Cuando sientes culpa es porque se generó una situación que resulta contradictoria con lo que querés vivir. La emoción te indica que algo se ha estropeado, se ha atascado, y precisas decidir qué hacer.

Dije antes que no tienes que evitar esta emoción, pero sí debes apresurarte a ponerte a salvo. Permanecer durante un tiempo dando vueltas a la culpa, es peligroso. Una vez que abres la caja de los reproches, probablemente te cueste no buscar explicaciones. Y recuerda lo que dije en el punto anterior: hablar con la culpa no es bueno.

Ponerse a salvo no quiere decir negar u ocultar lo que sientes. Se trata de aceptar que la culpa está ahí, sin por ello dar pedir ni dar explicaciones de nada. Reconocer la culpa, enfocar en lo que la origina, permite que no invada todo tu ser. La sientes, te duele, y aún así puedes observarla de frente para descubrir qué indica.

Lo que debes hacer es:


  • Primero ponerte a salvo reconociendo la presencia de esa emoción. Se trata de darte cuenta de lo que sientes y aceptar que lo sientes. Sólo eso. No precisas averiguar nada más hasta el siguiente momento.

  • Una vez que aceptas la emoción sin explicar, observa qué es lo que la ocasiona. Sólo observa. Trata de reconocer:
  • Dónde se origina tu culpa (por ejemplo, en qué situación)
  • ¿Involucra a otros o únicamente a ti?
  • ¿Qué impacto crees que puede tener la acción que la origina? 

  • Cuando descubras qué la ocasiona, piensa qué debes hacer para reparar lo hecho. Nada de buscar culpables o culparte a ti. El camino es hacerte responsable de lo que corresponda.



Un ejemplo sobre cómo no debes vincularte con la culpa


Voy a ponerte un ejemplo que me pasó hace unas semanas, cuando decidí cambiar algunos hábitos y comer sano. Iba a salir a comprar verduras cuando veo bajo la puerta un anuncio del bar de la esquina. 
Inmediatamente di media vuelta y los llamé por un chivito.


Apenas hice la llamada sentí una culpa terrible. Pero en lugar de ponerme a salvo, me puse a hablar con ella:


- ¿Sabés por qué sentís culpa?
- Sí, por el chivito que viene en viaje.
- ¿Ves como no sos capaz de sostener ningún propósito?
- Tengo hambre ahora, y mientras salgo de compras demoro mucho en cocinar.
- ¿Pero no habías quedado que empezabas a cuidar lo que comías?
- Bueno, pero no lo hago más.
- Mentira, Vos no cambiás más. Cada vez que te proponés algo, bla, bla.


Mientras perdí el tiempo explicándole a mi culpa que no lo haría más, llegó el chico del bar con el chivito. Y me lo comí.


Por supuesto que sentí culpa. Y la salida no pasa por evitar ese sentimiento. 
La clave está en transitar la emoción volviéndonos responsables. 
Responsabilidad proviene del término latino responsor (respuesta). 
Y de eso se trata: de responder. De dar respuesta a la nueva situación.


Una vez que observamos qué situación nos provoca la emoción de culpa, precisamos preguntarnos:
¿Qué puedo hacer ahora para reparar la situación que provoqué?
Ese tipo de preguntas te sacan del camino de culpabilizarte y te llevan al de la responsabilidad.


Tienes que saber que reparar no refiere a volver las cosas a como eran antes. Lo que ocurrió, ocurrió.  No puede volverse atrás. 
Reparar permite crear las condiciones para volver a transitar por el camino que deseabas.


¿Qué alternativas surgen en el camino de la responsabilidad?



Dependerá de la situación particular que te generó culpa. Y si el impacto sólo te abarca a ti o involucra a otras personas.

Pero para seguir con el ejemplo del chivito, reparar sería:

  • Llamar y cancelar el pedido 
  • Si no dio el tiempo, colocarla en el frezeer para regalar esa comida a alguien.
  • Otra alternativa que me aleje de comerla, pues eso era lo que no quería hacer.

En fin, MadreEnObra, si metes la pata (o ya la metiste) no sigas enredada en la culpa. Camina hacia la responsabilidad. 


Si no puedes encontrar el camino sola, pide ayuda. 
Pero nunca, nunca, nunca, te pongas a pedir o dar explicaciones a la culpa.


Entradas populares de este blog

Rabietas: una oportunidad para educar a tu hijo

Gestionar emociones no es nada sencillo, ni para los adultos ni para los niños. Y, cuando existe un público que mira u opina, la situación aún es más compleja.

Soy de las que pienso que, si un niño de alrededor de dos años no hace berrinches o tiene conductas de oposición a los adultos, deberíamos preocuparnos. Pero que sea natural que un niño a esta edad realice escenas no gratas, no quiere decir que actuemos con indiferencia.

Las rabietas, u otras conductas de ese tipo, señalan que tu hijo está creciendo.
El niño expresa su necesidad de separarse, de reconocer que es diferente a quienes le cuidan. Y, como no tiene demasiadas herramientas emocionales, utiliza el llanto, pataletas y conductas del estilo.

El asunto es Cómo educar a tu hijo más allá de las rabietas que hace. 

Desarrollo emocional: aclarar tus emociones cuando educas a tu hijo

El desarrollo emocional de los padres es clave en la educación de los hijos. Y si bien hoy las emociones están en el tapete, ¿qué conoces sobre ellas? 
Hay quienes, al hablar de emociones, ponen el foco en una clasificación: Nombran emociones básicas o primarias, y emociones secundarias. Otros emiten juicios de valor sobre ellas. A unas las llaman emociones positivas y a otras, emociones negativas.
Cuando en Madre en Obra te invito a hablar sobre este tema, es para que descubras cómo gestionas tus emociones. Cuando una madre o un padre educan solos a sus hijos pequeños, por lo general no tiene otro adulto cerca que le ayude reconocer si están enojándose con el niño.

En este artículo quiero explicarte cómo las emociones pueden afectar y dificultar el vínculo con tus hijos. Espero aportar elementos para que aprendas a descubrirlas a tiempo y decidir qué hacer con ellas. Aprender a canalizarlas no solo enriquece tu desarrollo personal como madre. Te dará confianza para avanzar en el c…

Mi madre, y su amor por los libros

Aprendí a leer junto a mi madre, cuando preparaba sus clases de literatura. Tenía por costumbre llamar nuestra atención para compartir algún pasaje. Así vine a escuchar a Horacio, Homero, Sheakespeare, Dante. A Jorge Amado, García Márquez, Neruda, Onetti.  Cualquiera caía en nuestros oídos con aquel“mirá lo qué dice aquí” que largaba al aire para el que quisiera prenderse.
En aquel momento era demasiado niña y estaba eligiendo otras cosas en mi vida. No supe reconocer toda la riqueza de aquellos breves comentarios que intercambiaban mis padres y hermanos. Pero algo quedó latiendo. Y cuando pude ver, vi.