Ir al contenido principal

Entradas

Cómo resolver conflictos familiares. Comprender la historia

Tienes que saber que vivir conflictos en la familia no es sinónimo de violencia familiar. Si sufres o ejerces violencia, no esperes más. La violencia familiar nunca es constructiva. Pide ayuda

Como planteé en el artículo anterior, son las diferencias esenciales, producto de la particularidad de cada integrante de la familia, las que generan los conflictos familiares.
Cuando ocurren situaciones (grandes o pequeñas) que dejan en evidencia las diversas maneras de enfrentar y resolver una situación, detona un conflicto.
Las situaciones detonantes no son responsables de los conflictos, pero sí de cómo se manifiestan a la interna de la familia.  Esto puede resultar extraño; cada persona adulta puede decidir cómo actuar ante una situación incómoda o inaceptable.

En este artículote ofrezco ciertas pautas para minimizar el impacto de los detonantes y transitar, en forma constructiva, el conflicto.
Para ello voy a describir, de manera sucinta cómo se resuelven tradicionalmente los conf…

Conflicto familiar no es violencia familiar. ¿Qué es entonces?

Los conflictos familiares generan tal impacto, que algunas familias llegan a cuestionarse si pueden continuar juntos.
Aquí conviene aclarar: conflicto no es sinónimo de violencia.
Si vives situaciones de violencia familiar, pide ayuda ahora.
Volviendo al tema, en Internet encontrarás opiniones de todo tipo sobre las causas de los conflictos familiares. 
Algunos sugieren que la causa está en la falta de límites, en no plantear reglas familiares claras.Otros señalan que los conflictos se deben a padres demasiado permisivos.Hay quienes los atribuyen a luchas de poder entre adultos. A intervenciones de personas ajenas a la intimidad familiar (abuelos, por ejemplo). Estas afirmaciones tiene su cuota de acierto si referimos al detonante del conflicto. Ninguna de ellas señala lacausa del conflicto.

Educar y emprender: ¿Qué tiene en común educar hijos con un emprendimiento económico?

¡Absolutamente nada!, respondo siguiendo mi primera impresión.  Como pocas veces quedo en las primeras impresiones, la idea siguió rondando en mi cabeza.  Y descubrí algunas similitudes.

1.- Actuar aceptando la originalidad. Esta es una de las claves del éxito en ambas tareas.

Estimulación temprana y oportuna en el vínculo madre e hijo

Es amplio el consenso sobre cómo la estimulación temprana impacta en el desarrollo de los niños pequeños. Pero conviene reflexionar sobre qué entiende cada uno por estimulación temprana.
Hay quienes la conciben como un cúmulo de actividades ideadas para niños de 0 a 7 años. De la cantidad y manera en que el niño practique estas actividades, será el beneficio en su desarrollo.
Otros entienden que la estimulación temprana depende de los materiales específicos que se utilizan. Así, compran objetos y manuales donde se enseña cómo estimular al niño.

No creo que ninguna de estas posiciones sea errónea. Pero mi larga trayectoria trabajando con familias y niños pequeños, me lleva a poner el foco en un tercer aspecto. No son las actividades o los materiales lo que favorece el desarrollo infantil. 
Lo que abre la disponibilidad infantil, lo que estimula al niño, es el vínculo que establece con otros seres humanos y con el entorno.   Así de simple.

Si quieres modificar tu vida, revisa tus hábitos.

La realidad cotidiana, tan cercana y veloz, nos lleva a creer que “la vida es así”.  Y, sin embargo, la vida familiar es como la creamos. Aunque a veces no tomamos contacto con estas pequeñas decisiones que hacen que hoy vivamos esta realidad.
Cuando nos paramos en el lugar de "la vida es así" o "esto no puedo cambiarlo", nos cuesta reconocer oportunidades para transformar lo que vivimos. Y todo el mundo sabe que es justamente en este presente que vivimos, donde una puede introducir cambios.

Qué hacer en vacaciones: tiempo de ocio creativo para los niños

En el horizonte aparecen las vacaciones y la familia se organiza.
Más allá de determinar con quién quedarán los niños, preocupa cómo ocuparán el tiempo diario.
¿Solución? recurrir a la amplia oferta del mercado: cine, teatro y otras propuestas.

¿Se te ha ocurrido permitir que en vacaciones los niños hagan nada
La pregunta puede sonar extraña si acostumbras a ocupar tu tiempo libre con múltiples actividades.