Cinco trucos infalibles para comprar un buen libro infantil


Madre en obra. Libro para niñosSucede muchas veces: Una quiere hacer un buen regalo y duda si es buena idea comprar un libro.
¿Será entretenido para este niño? ¿Le gustará leer?

Pues vamos a aclarar una cosa: Los adultos leemos en nuestro tiempo libre si disfrutamos del libro.
Lo mismo le pasa a la mayoría de los niños: son buenos lectores de libros cuando les resultan atractivos. La cuestión es cómo darles la oportunidad de acceder a buenos libros.

Lista de algunos libros que me han encantado

(El orden es casual)

  • Historias de magos y dragones – Fernando González
  • La historia interminable – Michael Ende
  • Las cosas de Pablo – Juan Farías
  • Los secretos de abuelo sapo – Keiko Kasza
  • Cabeza de chorlito – Ziraldo
  • No te rías Pepe – Keiko Kasza
  • El secreto de Mili – Angélika Glitz
  • Vamos a cazar un oso - Michael Rosen
  • Casi – Peter H. Reynolds
  • Donde viven los monstruos - Maurice Sendak
  • Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll
  • La cama de Isabella - Alison Lester
  • Siempre te querré, Pequeñín - Debi Gliori
  • Pateando lunas – Roy Berocay
Madre en obra. Libros para niños

5 trucos para comprar un libro a un niño.

1.- Conoce al lector.

Esto es lo primero: conocer los gustos del niño lector. 
Cuando niña, mi hija deliraba por los dinosaurios. Comprarle un libro sobre ese tema era asegurarme que le dedicaría tiempo para leer. Claro que tener en cuenta sus gustos no significó que no buscara ampliar el horizonte de sus lecturas.
La cosa es ir alternando.

¿Cómo puedes conocer sus gustos?

  • Presta atención a cuáles son los temas de los que habla con pasión.
  • Observa qué programas de tele le atraen: de acción, aventuras, ciencia ficción, románticos, etc.
  • Plantea temas en alguna conversación y observa su interés o no.
  • Inscríbelo en una biblioteca infantil y llévalo a que elija libros para retirar.

Ten presente: 

Si al niño le obsesionan los autos, el cine, los viajes o cualquier tema, recuerda que hay muy buenos libros específicos que le ilusionarán. Una biblioteca no sólo se integra por libros de literatura (cuentos, novelas infantiles).

2.- Aléjate de las enseñanzas.

  • Un libro de cuentos para enseñar valores. 
  • Algo que hable de la importancia de compartir. 
  • ¿Tenés un libro para que aprenda a hacer pichí? 
Si las editoriales siguen haciendo estos libros es porque los siguen solicitando.
Y no es que esté mal comprar este tipo de libros si el niño tiene muchísimos en su biblioteca para elegir. Pero creo que es una pena si cuenta con menos de diez libros y entre ellos cinco son de enseñanza.

Ten presente: 

La literatura es una actividad que se desarrolla en contra del saber racional. De hecho el escritor hace un control de ese saber: mediante la magia con que evoca las palabras, tocan la sensibilidad y logran la complicidad del lector. Uno acepta participar en esa ilusión como si fuera real. La referencia que hace a lo real permite al lector saber sin saber.
Pero cuando el tema es enseñar, adiós magia lectora.

Otro criterio limitado es el de la edad.

Si un libro es bueno, le gustará a niños de diversas edades.
Lo confieso: hay libros escritos para niños que sigo disfrutando. Lo mismo pasa con los niños. Piden que les lean cuentos que les leyeron años anteriores y ya “no son para su edad”.

El criterio “edad” es un tanto limitado.

Por supuesto que el diseño, tamaño de letra, temática, estilo de personajes será más complejo a medida que los niños crecen.  Sin embargo Las aventuras de Juan el Zorro, Cuentopos de Gulubú por nombrar algunos, pueden leerse a niños "grandes" y "chicos".
El éxito de una obra literaria no está en la edad para la que fue destinada, sino en la obra en sí.

3.- El autor que a veces gusta, otras veces no gusta.

Existe la idea que si el libro de tal autor le gustó al niño, todos los de ese autor le gustarán.
Es un silogismo irreverente, pero que muchas veces se sigue:
Tal libro escrito por X le encanta.
X ha escrito estos otros libros.
Todos los libros de X le encantan.

Piensa en tu experiencia como lector:

Si leíste dos libros de un autor que te encantaron no quiere decir que este tercero –con un tema diferente- te atrape.
Además, los autores pasan por diferentes vivencias a lo largo de su vida, igual que tú. Quizá ahora él trate cosas que no te atrapan.

El gusto por una obra no pasa únicamente porque esté muy bien escrita. Hay autores que escriben siempre bien y, aún así, sus obras no gustan a todos. 

Pero este criterio tiene otra consecuencia: te pierdes de conocer a otras personas que también escriben muy bien y que, quizá, te gusten más aunque no tengan fama.

Lo mismo ocurre con los niños.
Ceñirse a la fama del autor no es señal de que su libro atrapará al niño.

4.- Aléjate de las colecciones.

En la misma línea del sometimiento a un autor, está el de comprar colecciones.
Alguien escribe un muy buen cuento, como La bruja Winnie.
Y luego otro y otro y otro sobre la bruja Winni.

Como el primero fue bueno y atrapó a los niños, en los jardines de infantes se compran todos. Y se los lee casi obligatoriamente, como si fueran una obra maestra.
¿Imaginas si a Shakespeare le hubieran pedido que hiciera una colección?
  • “Romeo y Julieta", 
  • “Romeo y Julieta en el paraíso” 
  • “Romeo y Julieta: el regreso”
Desconfía de las colecciones.
Si tu hijo tiene muchos libros, no hay inconveniente que "coleccione". Pero si su realidad es que tiene pocos, no es bueno.
Busca la diversidad dentro de los temas que le gustan.

5.- No todo lo que reluce es bueno.

Hay libros para niños cuyos diseñadores deberían llevar un premio, pero que el contenido textual no vale el precio que tienen.

Claro que la estética es necesaria. La presentación es importante. Las láminas y colorido atrapan a un niño. Pero no te dejes encandilar por tapas duras e imágenes fabulosas.

Salvo que el dibujo sea el cuento o parte muy importante en la trama, como a veces ocurre, la imagen es un accesorio más.
Si el texto no vale, un excelente diseñador no logrará que a tu hijo le den ganas de volver a abrir el libro. Así que, no pagues por un libro cuyo contenido textual no vale la pena.

Consejo final.

Muy bien. Pero entonces, ¿cómo elegir un libro para tu hijo?
Lo mejor es la estrategia del combo.
Consiste en que, antes de comprar, analices lo anterior como un todo:
  • Quién es el autor (cómo escribe, qué intenta transmitir, si tiende a banalizar todo o busca algo más, etc.)
  • Qué ha escrito antes (si no le conozco, busco referencias sobre él y escucho opiniones de otros)
  • El tema de la obra (esto importa. Si el tema resulta anodino, no lo compres).
  • Si es parte de una saga que ha atrapado al niño a quien vas a regalar el libro, como lo fue Harry Potter, El señor de los anillos. Es diferente una saga a una colección.
  • La presentación; la estética colabora aunque no es determinante. El diseño, material, si tiene partecitas chiquitas que se mueven. La compra depende del niño al que va dirigido y de su edad, o deberá abrirlo con un adulto cerca.
  • Y lo fundamental: lee una parte para ver si te atrae.  Un buen libro infantil, atrapa

En suma, MadreEnObra:
Compra libros para niños siguiendo criterios similares a los que usas cuando compras libros para adultos.
Y no te olvides de compartir este artículo entre tus conocidos. 
Quizá les ayude a regalar buenos libros.

Comentarios